Project Description

Zara nos acompaña desde San Luis Potosí, México, para compartirnos su historia de tres cesáreas y después un parto vaginal fuera del hospital.          Aunque Zara siempre quiso un parto, a la hora de tener a su primer bebé no tenía mucha información de cuales podían ser los indicadores de una cesárea realmente necesaria y cuando su doctor le dijo que como su saco amniótico se había roto eso podía incrementar el riesgo al bebé y lo mejor era programar una cesárea. Durante su segundo embarazo, a pesar de haber escuchado que podía tener un parto, al final le recomendaron otra cesárea, esta vez porque aunque estaba dilatando, el médico decía que su dilatación era muy lenta. Zara seguía teniendo el interés y la pasión de luchar por un parto vaginal pero durante su tercer embarazo le cerraron de nuevo las puertas, esta vez diciendo que después de dos cesáreas nadie le iba a dar la oportunidad de intentar un parto. Pero para el cuarto embarazo Zara ya se había empapado de información y había conectado con parteras. El camino no fue tan fácil, se topó con algunas puertas cerradas y tuvo que emprender una búsqueda intensa, pero al final Zara encontró un equipo de parteras e hizo con su pareja un plan para parir en una ciudad cercana. Fue así que Zara pudo vivir un parto vaginal lleno de amor y calidez después de haber vivido tres cesáreas innecesarias.