Project Description

Esta semana nos acompaña Camila Vargas desde Bogotá, Colombia, para compartirnos su extraordinaria historia de parto vaginal después de 3 cesáreas.       Cami vivió en Argentina una violencia obstétrica disfrazada de buen trato. Ella había crecido con mucho miedo al parto y había sido profundamente influenciada por la cultura de normalización de la cesárea como opción “fácil.” Cuando el médico le dijo durante su primer embarazo, a las 38 semanas, que “la placenta se había empezado a hinchar,” Cami aceptó temerosa la cesárea que le ofrecieron. Después de esa primera cesárea se encontró una y otra vez con la misma historia cada vez que buscó en sus siguientes embarazos la opción de un parto vaginal: todos los doctores le decían que intentar dicha cosa es simplemente un suicidio. Cami se resignó por un tiempo a aceptar los mandatos del patriarcado médico y después de su tercer embarazo no pensaba tener ya más hijos. Pero en lo profundo de su alma empezó a sentir el deseo incontrolable de gestar una vez más y esta vez, sabía que el espíritu que venía era el de una niña. Cami y su esposo concibieron en consciencia plena, pidiendo al universo esa hija que tanto deseaban. Durante su cuarto embarazo Cami se topó con este podcast y con la historia de Marlene, quien tuvo también un parto vaginal después de 3 cesáreas. Esta historia le dio esperanza a Cami. Siguió buscando y encontró a su partera ideal y planeó un parto en casa. El trabajo de sanación emocional durante esa cuarta gestación fue muy fuerte, lleno de desafíos y enseñanzas poderosas. Con el apoyo de sus parteras y la presencia amorosa y constante de su esposo, Cami parió a su hija en casa.