Project Description

Isis Cruz nos acompaña desde el Estado de México para compartir su historia. Isis decidió empezar su camino a la maternidad en la adolescencia y con sólo 17 años parió a su primera hija en el hospital. En ese entonces no pensó en otra posibilidad y vivió un parto en el sistema: oxitocina, epidural, episotomía. Lo más difícil para ella fue sanar de esa episiotomía, le tomó un año entero recuperarse. Mientras fueron pasando los años y fue conectando con otras mujeres y escuchando historias de parto en casa, Isis empezó a pensar que así le gustaría parir a ella en el futuro. Cuando se embarazó de su segunda hija buscó el cuidado de una partera y el acompañamiento de una doula. Su familia iba a reuniones semanales con otras personas embarazadas que estaban planeando partos fuera del hospital y entre todas se nutrían con historias, conocimiento, consejos, y sobre todo con esos vínculos de comunidad que son tan importantes. Pero un par de meses antes del nacimiento de su hija, la pandemia vino a cambiar los planes de Isis, quien decidió que ya no quería estar en la ciudad. Su fueron a vivir a Tepoztlán y ahí conectaron con Angelina Martínez, una gran maestra partera que atendió el parto de Isis. Así fue que Isis vivió un parto fortalecedor acompañada del amor de su pareja y del apoyo y sabiduría de sus parteras.