Project Description

Esta semana nos acompaña Lucy Santuario para compartirnos una historia muy importante. Hemos hablado mucho sobre el parto vaginal después de cesárea y lo sanador que puede ser, pero también es importante estar preparadas para otra cesárea. Lucy hizo mucho trabajo para sanar el nacimiento de su primera hija, durante el cual fue infantilizada, presionada y definitivamente no fue respetada. Se informó muchísimo e incluso se formó como doula y educadora perinatal. Ella sabía que si se volvía a embarazar, quería un parto en casa. Así se preparó, planeó y soñó. Pero durante su labor de parto las cosas iban lentas y algo le decía a Lucy que lo mejor sería ir al hospital. Armada de todo su conocimiento y sabiduría, Lucy tomó la decisión plena de recibir a su hija por medio de una bellísima cesárea humanizada, con un acompañamiento amoroso, y fue una experiencia sanadora.